HISTORIA N° 8: Chau, Bononón. Te voy a extrañar mucho



Mi sobrina Mafi tiene 4 años y en Diciembre va a cumplir 5. Le encanta el chocolate y le encanta el Bonobón, que además es lo que le llevo siempre que la voy a visitar a su casa. Y desde el primer día, Mafi le dice "Bononón". Pero además, lo dice con un tono, con un convencimiento de que lo está diciendo bien... "¡Bononón!" -repite cuando se da cuenta de que los demás se sonríen cuando lo dice. "¡Bononón, tía!" -dice de nuevo y te la morfás a ella más que al Bonobón. Pero hace unas semanas cuando fui a visitarla, sin una razón específica y sin anestesia, dijo "El Bonobón, tía". “¿Cómo?” -preguntamos nosotros enseguida. Y lo repitió, perfecto. Creció. Aprendió. Y entonces nos dimos cuenta. Bononón ya no lo íbamos a escuchar nunca más. Irrepetible, maravilloso, único. Como el inevitable y hermoso paso del tiempo. (Historia enviada por Eliana, de Capital)