HISTORIA Nº 49: Una idea muy particular



De chico le tenía terror al dentista, hoy tengo 54 años y por esas cosas del destino, soy odontólogo de chicos hace 24 años. Y si hay algo que creo me diferencia de otros dentistas, es que yo sé realmente lo que es haber estado del otro lado. Y yo, de chico, me calmaba el miedo pensando con todas mis fuerzas en el helado que me iba a comer cuando saliera del consultorio. Por eso, desde siempre, tengo la sana costumbre de que, cuando se atiende un chico, le hablo primero del helado que se va a comer cuando salga. Y le pido que trate de pensar en eso, así el tiempo se le pasa más rápido. Hace unos años, el padre de un chico que tenía una cadena de kioscos me trajo un cartel de Helados Arcor. Todos los helados que más le gustan a los pibes. Hice un cuadro y lo puse en la pared del consultorio. (Historia enviada por Angel, de Avellaneda)