HISTORIA Nº 55: Con toda la polenta de mi abu



Una vez cuando era chica le pregunté a mi abuela Jovita por qué la polenta se llamaba así. Ella, que vio al toque el centro que le estaba tirando sin querer, me respondió: “Porque da polenta”. Me lo creí tanto, que cada vez que veía el paquete de Presto Pronta sobre la mesada, ya me sentía un poco más fuerte. Yo sé que es un plato demasiado simple y fácil, pero igual me encanta. Me convertí en una especialista de la polenta, la cocino con queso, con tuco y queso, con salchichas, con estofado y hasta con algunas recetas más complejas que saco de internet. Porque es riquísima. Porque me hace acordar a mi abuela Jovita y eso, increíblemente, es como que me da fuerzas. Buena onda, buena energía, yo qué sé… Por eso, aunque mi Abu ya no esté, cuando estoy medio bajón o triste, pienso en ella y todo el amor que me daba: su recuerdo me sigue dando polenta. (Historia enviada por Diana, de Colegiales)