HISTORIA Nº 59: En las buenas y en las malas



Imposible olvidar esta historia.... Yo tenía 12 años y quería sorprender a mi mamá en el día de la madre regalándole una caja de la última dulzura que Arcor había lanzado al mercado, una caja de “Bon o Bon”. Había pocos lugares donde lo podíamos conseguir, pero estaba segura de que en supermercado de Nóttoli lo iba a encontrar. Hacía mucho que estaba ahorrando para poder comprar "una caja", así que tomé mis ahorros, mi bicicleta y me escapé sin que nadie lo notara. El súper quedaba a sólo tres cuadras de mi casa, pero salí a toda velocidad y al llegar quise subir a la vereda para dejar mi bici apoyada en la pared. Por el cordón bajito fue el intento y allí quedé, mirando al piso. La horquilla de mi bici se quebró, la rueda delantera siguió solita por la vereda y yo quedé con las manos en el manubrio, pero en el piso. Al caer, por supuesto, dos señoras se acercaron y me hicieron la típica pregunta... ¿Te hiciste mal, querida? No salían palabras de mi boca, estaba muy asustada pero lo peor no fueron los raspones, sino que el dueño del supermercado tuvo que llamar a mi casa para que me vinieran a buscar y juntar las partes de la bici. ¡Nadie entendía nada, y claro yo… me había escapado! Mi hermano vino a buscarme, le conté lo que había pasado y aunque ese día me retaron y no pude regalarle la caja de “Bon o Bon”, más adelante, juntamos con mi hermano más dinero y le fuimos a comprar dos. Hoy tengo 43 años, me acuerdo de esta historia como si fuera ayer y seguimos eligiendo el “Bon o Bon” en mi familia. Supongo que es un símbolo de todo el amor que nos tenemos desde siempre. (Historia enviada por Sandra, de Santa Fe)