HISTORIA Nº 61: Consejo muy TOP



Cuando era chico era bastante tímido. Empecé a ir a los bailes pero no me animaba a acercarme a las chicas. Una vez, para una fiesta del colegio, me entero que una de mis compañeras gustaba de mí y que ese día quería que la saque a bailar. Tenía pánico de lo que podía pasar pero Gustavo, un compañero que la tenía mucho más clara que yo, me dice: “Es fácil, vas, la encarás y la invitás a bailar ¿tenés chicles?” “¿Chicles?” le pregunté. “Tomá”, me dijo y me dio unos Topline de Cherry. "Es fácil, en un momento le decís que un beso tiene un sabor más cherry con esos chicles y le tirás un beso, es romántico, no falla" me aconsejó Gustavo. Ese día di mi primer beso. Ahora tengo 22 años y cuando salimos a bailar, mientras algunos de mis amigos se preocupan más por el perfume o el pelo, tengo la manía de salir siempre con un paquete de chicles. Es como una cábala para mí, me hace sentir más seguro y me hace acordar a ese primer día que Gustavo me convidó un chicle y yo, que hasta ese momento era bastante dormilón, me animé a crecer. (Historia enviada por Román, de San Justo)